En BlueGold apostamos por la sostenibilidad. Un futuro sostenible donde exista respeto por el medioambiente y los recursos de los que disponemos es una forma de entender el mundo que compartimos. En el presente artículo, se analizará las consecuencias de la contaminación de plásticos, microplásticos y nanoplásticos . Pero, también, las posibilidades y  propuestas que nos pueden ayudar a cambiar el mundo.

Consumo de plásticos sin control

51 billones de microplásticos se encuentran presentes en nuestros mares y océanos. Tratemos de imaginar cuántas estrellas existen en nuestra galaxia. Innumerable, ¿verdad? pues la presencia de microplásticos en los mares multiplica por 500 el número de estrellas de la Vía Láctea (ONU noticias, 2017). 

El desarrollo sostenible vive un momento álgido en la conciencia social. El cambio de paradigma en búsqueda de la sostenibilidad ha tenido como consecuencia un cambio de patrón de compra en clientes de todas las industrias. El concepto del consumidor que demanda producto sostenible,  está en los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Estos objetivos (ODS) entrelazan la sostenibilidad económica, social y  ambiental. 

En el caso del agua, la sostenibilidad se ve condicionada por el plástico. El aumento de la contaminación de plástico tiene su origen en su uso generalizado y además en la ineficacia para su retirada, reciclaje y eliminación. Como ejemplo de los efectos de la contaminación plástica en la biodiversidad, encontramos la “isla de basura” que se encuentra en el océano pacífico.

Imagen 1. Isla de basura

Fuente: muyinteresante.es

El rango de lo que supone contaminación de plástico es muy amplio. Más allá de objetos grandes como botellas o bolsas, también tenemos microplásticos. Estas partículas, a pesar de que en la mayoría de las ocasiones casi son imperceptibles, están presentes. Tiene como resultado que probablemente sean ingeridos por la vida marina y a su vez por el humano, a consecuencia del  consumo de estos animales. 

Origen  del plástico

El origen de estos residuos puede ser diverso. Pueden proceder de la descomposición de componentes de origen plástico. Estos acaban en el medio ambiente como consecuencia de un ineficaz tratamiento de desechos sólidos. No obstante, también pueden tener su origen en una descarga directa en el agua residual.  

El microplástico tiene diversas formas y presencias. Podemos encontrarlo en las microperlas que ofrecen algunas pastas de dientes o por ejemplo, en el agua descargada tras un proceso de lavado. Las prendas están compuestas en ocasiones de materiales sintéticos que se descomponen a lo largo del lavado. 

Es un problema de grandes dimensiones. La contaminación a consecuencia de la presencia de microplásticos, no se reduce a la presencia en el mar y  océanos. OrbMedia  realizó estudios para comprobar la presencia de este tipo de contaminación, arrojando unos resultados reveladores. El 93 por ciento de las aguas embotelladas y el 94 por ciento en el caso del agua del grifo, presentaban microplásticos. 

El 93 por ciento de las aguas embotelladas y el 94 por ciento en el caso del agua del grifo, presentaban microplásticos. 

Composición del plástico

La composición del plástico determina su capacidad de contaminación. El plástico es un polímero como consecuencia de la unión química  de  monómeros  que da lugar a polímeros de alto peso molecular. Las características de los plásticos son diferentes, unos son termoplásticos, sin embargo, otros son termoestables. También existen aquellos que debido a una estructura tridimensional, no pueden ser reformados. 

Existe un sinfín de composiciones que atienden a necesidades singulares. La diversa gama de productos plásticos incorporan polietilenos, polipropilenos y poliestirenos. Estos productos, junto a teflón, poliéster, poliamidas, entre otros,  son los más frecuentes tanto en  alimentos como en agua.

No existe una categoría establecida que defina los diferentes tamaños de partículas. Sin embargo, se considera que los microplásticos se encuentran entre 100 nm  y 5mm. Mientras que, para nanoplásticos es de 1.1 a 1.5 nm. Comparativamente, los virus están en un rango comprendido entre 30 a 80 nm.

Imagen 2. Nano- y micro- plástico

Características de sus partículas 

Las partículas de plásticos pueden presentarse en distintas formas. Esferoides, fibras, gránulos, entre otros. Una particularidad del plástico es que están compuestos con aditivos, alrededor de un 4 por ciento de la masa total de su composición. Por su diseño, resiste a la luz ultravioleta, calor y oxígeno, pudiendo  prolongar su vida útil pero también su presencia en el medio ambiente. 

Una de las propiedades del plástico es la hidrofobia. Esto supone que no pueden ser disueltos en el agua. Así mismo, una gran parte de las moléculas orgánicas de pequeño tamaño también son hidrófobas y tienden a aglomerarse en el plástico. Consecuentemente, con la adición de estas moléculas, los plásticos que contaminan el agua, pueden portar pesticidas, además de otros contaminantes.  

Posibles factores de riesgo

La vida marina es la primera víctima a consecuencia de la contaminación.  Acorde a las estimaciones de la ONU, los microorganismos se encuentran en los diferentes hábitats marinos. Además, tiene incidencia en todos los niveles de la cadena trófica. En resumen, desde la zona más superficial hasta el fondo del océano encontramos microplásticos y éstos afectan tanto a organismos simples como a complejos. 

El crecimiento de la presencia de microplásticos en los peces es contínuo. En 1977, se documentaron 247 especies con rastros de contaminación. Sin embargo, en 2016 se detectaron más de 800 especies contaminadas. Desde los organismos más simples como el plancton, ingieren el plástico contaminante. Un estudio de NUI Galway detectó contaminación de este tipo en el 73% de los peces del Atlántico. 

En 2016 se detectaron más de 800 especies contaminadas por microplástico

La evidencia de contaminación en la vida marina es directa. En el 2008, la universidad de Nueva Gales del Sur desarrolló un experimento con mejillones. Los moluscos fueron tratados con agua de mar portadora de microplásticos, tras ello, los ubicaron en un entorno limpio y rastrearon las partículas. Los resultados obtenidos fueron sorprendentes. 

En primer lugar, las partículas se almacenaron en los intestinos de los mejillones.  A continuación, se trasladaron a la sangre, donde permanecieron durante más de 48 días. Sólo después de 12 días, la cantidad de contaminantes comenzó a reducirse, sin embargo, sólo ocurría con los más grandes. Las partículas más pequeñas continuaron y mantuvieron una gran capacidad de acumulación. 

Partículos se trasladaron a la sangre, donde permanecieron durante más de 48 días

Consecuencias en la vida marina

En el año 2016, científicos de la universidad de Uppsala estudiaron otras consecuencias. En concreto, analizaron los efectos que sufren las percas al estar en un tanque contaminado con plástico. Se descubrió que en un entorno contaminado, la eclosión de los huevos depositados por las percas se redujo en un 15%.

Además,  la presencia de microplásticos reduce su vida y su tamaño. En el estudio, se demostró que el hábitat influye en las preferencias de alimentación de los peces. En el caso de un lugar contaminado, los peces renuncian al plancton para alimentarse de microplásticos. Esta es una circunstancia que supone un riesgo para los humanos cuando consumen peces que se alimentan de esta manera. 

Imagen 3.  Impacto en la vida marina

Fuente: V.Gonzales Ortiz

La existencia de microplásticos es de reciente descubrimiento. Por ello, los efectos que tiene en personas, animales y medio ambiente no son completamente conocidos. Ante la gravedad de las consecuencias que puede tener, la ONU inició un estudio para conocer los efectos de la acumulación de microplásticos en el cuerpo humano. Sin embargo, a causa de la magnitud de la cuestión, sigue en proceso de investigación.

El estudio de los efectos de la contaminación de plástico es complejo. Los científicos centran sus esfuerzos en prevenir los principales peligros asociados a este tipo de contaminación. Los objetivos de la prevención son diversos. Tales como inflamación de los tejidos como respuesta del sistema inmunitario o si las nanopartículas de plástico penetran en las membranas celulares de la sangre

El tratamiento de agua, una solución

Parte del problema de la contaminación es su acceso al agua potable. Esto se debe, en ocasiones, a que aguas residuales tratadas que acceden a las plantas de tratamiento de agua, portan partículas plásticas. Al respecto, la OMS determinó que un tratamiento de aguas estándar logra eliminar el 90% de las partículas que acceden a la planta. 

Un tratamiento estándar permite eliminar las partículas que tiene el agua en origen. Este tipo de tratamiento está formado por diferentes procesos: coagulación, floculación, sedimentación, filtración granular y desinfección. Al desarrollar la operación de tratamiento a baja turbidez, los diferentes tipos de partículas son eliminados de una forma efectiva.

A baja turbidez se consigue eliminar de una forma efectiva los diferentes tipos de partículas

Los equipos basados en membranas son más eficaces para la supresión de partículas. No es una práctica común en todos los países disponer de un tratamiento universal de aguas residuales. O es posible que necesiten filtración en las fuentes de agua potables de aguas superficiales

Conclusiones

Existen diferentes soluciones que nos ayudarán a minimizar el impacto de los plásticos. La tecnología, los avances en procesos y sistemas permitirá a las industrias sumar eficacia en la detección y eliminación de estas sustancias. Por otra parte, la aparición de nuevos plásticos biodegradables con base de plantas, permitirían ser retornados al medioambiente con seguridad. 

La innovación aporta nuevas propuestas de gestión de plásticos. Una alternativa respetuosa con el  medio ambiente es, por ejemplo, el nano recubrimiento que desarrollan en el KTH Royal Institute. Este recubrimiento permitiría la degradación del compuesto gracias a la luz del sol. El uso de esta nanotecnología es una posibilidad muy esperanzadora para el tratamiento de microplásticos. 

Nano recubrimiento permitiría la degradación del compuesto gracias a la luz del sol

Este tipo de ideas, suponen un gran avance. Evitarían la contaminación causada por una deficiente gestión de residuos a la vez que su coste es reducido. La cuestión económica es de especial relevancia, puesto que, en ocasiones una mala gestión es causada por falta de recursos económicos.

Dar una respuesta a los microplásticos, es una cuestión que nos afecta a todos. El interés común por suprimir su presencia es un aspecto muy importante para que se aúnen esfuerzos. Con una conciencia social y compromiso común, se logrará la sostenibilidad.

Suscríbete al boletín de BlueGold
Recibe por e-mail nuestros artículos técnicos en formato PDF
error: Contenido esta protegido