El hielo puede ayudar a entender el cambio climático. Esta es la idea que resume el estudio realizado por investigadores de la Universidad Nacional de Australia. El equipo busca en bloques de hielo de la Antártida, huellas del pasado que aclaren el futuro. De esta forma, podremos entender de una forma mayor el reto al que nos enfrentamos con el cambio climático.

Antártida, una formación pareja a la historia de la Tierra

La importancia de la Antártida para nuestro planeta. Hace más de cuarenta millones de años, aparecieron por primera vez capas de hielo en lo que conocemos como Antártida. Actualmente, forma la mayor masa de hielo del mundo y tiene una superficie de más de 14 millones de kilómetros cuadrados. Un dato que revela la gran importancia de este gigantesco bloque de hielo es que, si desapareciera, el mar subiría aproximadamente 60 metros.

La formación de la Antártida, repercutió directamente sobre el nivel del mar. A pesar de que comenzó a formarse hace cuarenta millones de años, no fue hasta hace tan sólo doce millones de años que alcanzó la apariencia actual. Como afirma el doctor Opdyke, el desarrollo de la Antártida, incidió de una forma altamente significativa en la estabilidad del nivel del mar a escala mundial.

Siguiendo el rastro del CO2 en las diferentes etapas de la Tierra

Un registro histórico del nivel del mar para entender los cambios climáticos. Opdyke, refiere la importancia de considerar el nivel del mar como la herramienta para conocer los puntos clave que pueden incidir en el futuro. Sin embargo, con la transformación del hielo en capas altas y secas, la concreción del nivel del mar y la modificación de la temperatura producida, pierde fiabilidad.

En capas altas y secas, la concreción del nivel de la temperatura, pierde fiabilidad

Los investigadores buscan pistas históricas con aplicaciones futuras. A causa de la dificultad por las condiciones del hielo, los miembros del equipo trabajan con la proporción de isótopos de oxígenos. Realizando comparaciones entre los distintos materiales de las profundidades del mar, se puede comprender las modificaciones climáticas acontecidas durante el Mioceno.

El nivel de CO2, tiene grandes consecuencias en nuestro entorno. Como indica Opdyke, es precisamente en el Mioceno cuando se aprecian niveles inferiores de CO2. Esta reducción del CO2 presente, tuvo como consecuencia la proliferación de pastos. Conocer el pasado es clave para el futuro, por ejemplo, en el Plioceno Medio, los niveles de CO2 eran aproximados a los que tenemos en la actualidad.

En el Plioceno Medio, los niveles de CO2 eran similares a los actuales

Conclusión

El  agua es una fuente no sólo de vida, si no de información. Estudiar el hielo formado en distintas etapas de la Tierra, nos ayuda a conocer mejor nuestro entorno. Ante unos niveles de CO2 alarmantes en el medio ambiente, conocer la pauta que ha sucedido anteriormente, es una ventaja para evitar consecuencias irreparables para el medio ambiente. 

En BlueGold, creemos en un futuro sostenible. Nuestro objetivo es hacer de la tecnología y la innovación la herramienta que nos permita disfrutar del significado de una poderosa palabra: sostenibilidad. Gestión de recursos, economía sostenible, entre otros, son conceptos que conducen hacia un futuro mejor para todos. Aunque, al igual que ofrece beneficios, también requiere de nuestro compromiso.

error: Contenido esta protegido