Una botella con un mensaje para reducir la contaminación. Investigadores de la Universidad de Exeter y la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL, por sus siglas en inglés), han desarrollado una interesante investigación. El estudio pretende mostrar cómo de lejos puede llegar una botella que es producto de la contaminación de plásticos. Para ello, se ha acondicionado de forma especial una botella que permite ser rastreada por GPS a través del agua.

Siguiendo el rastro de la contaminación de plásticos en el río Ganges

La contaminación de plásticos es un problema en continuo crecimiento. Llegan a suponer el 12% del flujo de residuos mundial. La presencia de estos plásticos supone un gran riesgo para el medioambiente y, también, para los humanos. Un aspecto relevante a la hora de valorar el origen es que la contaminación plástica procedente de ríos podría alcanzar un 70-80% del total de plásticos, Horton, A. et al. (2017).

Río Ganges, segundo por volumen de contaminación de  plásticos en el mundo. Ganges es uno de los sistemas fluviales más grandes del mundo. La población de su cuenca, se ha incrementado hasta alcanzar cientos de millones de personas y el crecimiento demográfico, ha conllevado un desarrollo económico. Por ello, el consumo de plástico y que finalmente acaben en el río Ganges, es un problema cada vez mayor.

El río Ganges y la bahía de Bengala como origen de un viaje incierto. El inicio del experimento tuvo lugar en el río Ganges, donde se soltaron 25 botellas portadoras del equipo necesario para ser rastreadas por GPS. Tras su paso por el río, las botellas llegaron al mar, tras lo cual, comenzaba la incertidumbre de hasta dónde serían capaces de llegar. El dato más alto fue una botella capaz de recorrer 2.845 kilómetros en el lapso de 94 días.

Una botella logró llegó a 2.845 kilómetros de distancia en 94 días

Distancia y velocidad, dos aspectos que hacen global a la contaminación

Botellas etiquetadas para obtener información sobre la contaminación. Como indica la Dra. Emily Duncan, de Exeter, las botellas aportan información del alcance y la velocidad de la contaminación plástica. El estudio se encuadra dentro de la expedición “Sea to Source Ganges” de la National Geographic Society.

Un sistema de rastreo que pone en evidencia un problema a nivel global. Con el sistema localizador del proyecto, se expone el alcance mundial de la contaminación. Se ha demostrado el largo recorrido e impacto que supone el arrojar plásticos al mar. Un simple trozo de plástico puede recorrer largas distancias e incluso acabar en el otro lado del mundo.

Un plástico puede llegar al otro lado del mundo

Diferente comportamiento según el medio. Mientras estaban en el río, las botellas se movían por fases, incluso llegando a atascarse de forma ocasional. Sin embargo, en el mar, las botellas recorren distancias mucho mayores con el impulso de las corrientes. Además, se apreció cómo en mar abierto, las botellas se disparaban de forma acentuada.

Un diseño con código abierto. En palabras de Alasdair Davies, miembro de ZSL, en la composición del hardware incluido en cada botella, se incluye un software de código abierto. De esta forma, los miembros del equipo de investigación, pueden modificar la solución planteada para implementarla sobre otro tipo de plásticos o residuos.

El proyecto cuenta con un código abierto que permite la modificación y la adaptación

El rastreo se produjo por una combinación de redes de telefonía y satelitales. En el desarrollo de la investigación, se hacía el seguimiento a través de una red de telefonía que cambiaba a satelital al alcanzar mar abierto.

Conclusión

Una investigación con aplicaciones educativas. Una de las posibilidades que abre los resultados del estudio es despertar la conciencia de la sociedad y apreciar el riesgo de la contaminación. En palabras de Duncan, si se lleva a los colegios, los niños pueden comprobar dónde acaba su  botella. Además, el sistema de seguimiento puede incorporarse en modelos a nivel mundial para ofrecer un enfoque más nítido del movimiento del plástico por los océanos.

Tanto importante como descubrir es compartir el conocimiento. La educación, la concienciación y el transmitir los valores que conduzcan a un mundo sostenible, es responsabilidad de todos. En BlueGold apostamos por mostrar  las ventajas de la sostenibilidad. Un ejemplo de ello es la última  instalación de placas fotovoltaicas que BlueGold ha realizado en un colegio de  primaria, donde una pantalla permite a los alumnos conocer las diferentes variables de energía.

error: Contenido esta protegido