La escorrentía podría producir una pérdida considerable de suelo. Esta es la idea fundamental que se extrae del estudio que han elaborado en la Universidad de Basilea. El estudio, hace referencia a que en los próximos 50 años podríamos vivir una notable pérdida de suelo. La causa de este fenómeno sería el cambio climático y cultivo intensivo de la tierra.

La erosión del suelo y sus consecuencias

El flujo de agua sobre una superficie causa su erosión. El estudio, publicado en la revista científica PNAS, hace referencia a la fuerte incidencia de la erosión. Con los datos que hoy se tiene, el estudio concluye que la erosión del suelo puede ser ⅔ partes superior a los estudios previos. Esta previsión, con mira al 2070, aumenta notablemente la cifra prevista en el 2015.

La erosión es un proceso por el que aire y agua, desplazan el suelo. En especial, el agua es la principal responsable del fenómeno de la erosión. Al margen de aire y agua, el uso del suelo  como terreno de cultivo y su sobreexplotación, acentúan la pérdida de suelo. Otro aspecto que agrava la situación es el cambio climático y el aumento de precipitaciones que conlleva.

El flujo de agua es la principal causa de la erosión

La erosión tiene graves consecuencias. Puede ocasionar el deterioro del suelo fértil, reduciendo de esta forma la producción de alimentos. La detracción de la tierra disponible para el cultivo, puede condicionar la disponibilidad de alimentos para la población. Además, el agua que se encuentre en los afluentes, serán portadores de más carga de sedimentos.

En el caso de persistir la perspectiva actual, los pronósticos son negativos. De no establecerse políticas que permitan frenar el caliento global, la pérdida de suelo sería drástica. Anualmente se podrían perder un total de 71.6 mil millones de toneladas. Esto supone, estableciendo una comparativa con la actualidad, de un 66% más

No establecer políticas ante el calentamiento global, supondría una pérdida drástica de suelo

Predicciones de la erosión hacia el 2070

El estudio ha trabajado recreando tres posibles escenarios futuros. Estos escenarios se han establecido atendiendo a diferentes cuestiones socioeconómicas que podrían darse en el siglo XXI. Estos mismos escenarios son los que emplea el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático.

Todos los escenarios son diferentes pero predicen un punto común. La erosión hídrica es una constante en las predicciones que se obtienen. En el estudio se hizo parte a más de 200 países, los cuales, compartieron los resultados de erosión hídrica. Otra conclusión alcanzada es la del cambio climático como principal factor del incremento de la erosión del suelo.

Aunque se ha trabajado con distintos escenarios todo coinciden en la erosión como conclusión

El estudio trata de crear un horizonte para el año 2070. El objetivo del estudio es extraer conclusiones de las predicciones practicadas para el año 2070. Los resultados obtenidos son realmente significativos. Las predicciones indican que la erosión aumentará entre un 30% y un 60%, tomando como inicio los valores de 2015.

El aumento de la erosión tendrá graves consecuencias. En 2015, la estimación para el año 2070 era de 28 mil millones de toneladas métricas anualmente. Sin embargo, el estudio demuestra que, de no detener el calentamiento global, los datos actuales indican otra previsión. Estableciendo la pérdida en ⅔ partes más de lo estimado en el 2015.

El estudio muestra una erosión superior en ⅔ partes a las previsiones del 2015

Causas de la erosión del suelo

La erosión tiene diferentes orígenes. El 38% del suelo es empleado en tareas de cultivo. Las prácticas agrícolas son en mucho caso insostenibles. Esta situación, es agravada por la deforestación, la sobreexplotación del terreno por la ganadería a causa del aumento del consumo de carne. Además, el crecimiento de la población,cuya previsión es de 9.4 mil millones para el 2070, añaden tensión a la gestión del agua como recurso.

La erosión del suelo, tiene efectos colaterales que agravan el problema. Con la pérdida del suelo, existen agricultores que emplean fertilizantes como forma de compensar esta pérdida de terreno de cultivo. El empleo de estas sustancias, conlleva un impacto en el medioambiente y una mayor carga económica.

La pérdida de suelo, puede conllevar el empleo de fertilizantes para compensar

El estudio concluye que existen determinados países que son especialmente vulnerables. Estos países son susceptibles a una fuerte erosión de su suelo.  En Sudamérica encontramos Perú y Brasil. En África, Etiopía, Somalia, Kenia. Mientras que en Asia, el sur de Pakistán, India, Myanmar, sudeste de China, Filipinas e Indonesia, tienen especial riesgo.

La forma en que estos países se pueden ver afectados, es amplia. Por un lado, su capacidad para producir alimentos se verá mermada. Sus suelos, a causa de la erosión, pierden capacidad para almacenar carbono, con lo cual, su respuesta frente al calentamiento global será menor.

La capacidad para producir alimentos se verá reducida a causa de la erosión

Afrontando el problema de la erosión

La solución a este futuro tan complicado, tiene líneas bien definidas. El doctor Pasquale Borrelli, miembro de la Universidad de Basilea, indica dos caminos que deben emprenderse para evitar la erosión del suelo. Por un lado, debe realizarse un cultivo que sea sostenible y por otro lado, configurar unas políticas que permitan la sostenibilidad. En palabras de Borrelli, las predicciones del estudio pueden ayudar a ver la magnitud de esta cuestión.

Ante una cuestión de tamaña importancia, se requieren realizar acuerdos. Para atender el medioambiente, la Comisión Europea, desarrollará una estrategia sobre el suelo, para el año 2021. Estableciendo y alcanzando compromisos a nivel europeo que permitan evitar la degradación del suelo. Para la UE, el medioambiente es clave, por ello la Política Agrícola Común fija entre sus objetivos el cambio climático, la biodiversidad y la preservación del paisaje

Para el 2021 se prevé un acuerdo europeo para el desarrollo de una estrategia sobre el suelo

Jóvenes comprometidos contra la erosión

La prevención de la erosión vence en el premio Stockholm Junior Water 2020. Un proyecto dedicado a la prevención del suelo ha sido el elegido para llevarse el premio que entrega la princesa Victoria de Suecia. Este año, la ceremonia se ha celebrado de forma virtual ante las excepcionales circunstancias por el COVID-19. Esta victoria refuerza la importancia que puede tener la prevención en materia de erosión.

Hiroki Matsuhashi y Takuma Miyaki han sido los vencedores. Representando a Japón, han presentado al certamen un sistema que permite controlar el fenómeno de la escorrentía. De esta forma, gracias a este control se puede incrementar la producción de alimentos. Todo gracias a un método tradicional llamado Tataki.

Economía y ecología. Son las dos ideas con las que los ganadores del premio definieron su proyecto. Un sistema compuesto de materiales naturales económicos que aúna la economía y la ecología. Un proyecto que puede dar solución a problemas relacionados con el agua y la producción de alimentos.

El proyecto ganador se resume en dos ideas clave, economía y ecología

Los fundamentos con los que el jurado decidió ganador son reveladores. Expresan perfectamente la importancia de la erosión. Según definió el jurado, los dos concursantes lograron combinar de una forma efectiva el conocimiento científico y la experimentación.  De esta forma, pueden cambiar radicalmente la forma en que se recolecta, emplea y mantiene el agua necesaria para agricultura en lugares áridos.

Conclusión

La economía circular es un concepto que despierta cada vez más conciencias.  Todo forma parte de un ciclo y si agua, agricultura y medioambiente juegan sus cartas acorde lograremos un futuro sostenible. De esta forma, podremos paliar los efectos de la erosión y reducir sus consecuencias.

error: Contenido esta protegido