Relación entre calentamiento global y ciclo global del agua

El ciclo global del agua es una cuestión básica para el sistema climático. Es en el sistema climático, donde comprendemos la importancia del agua, su comportamiento y procesos condiciona el ciclo global del agua. La meteorología y el clima son dos aspectos que, en todas sus formas, tienen relación alguna con el ciclo del agua. El aumento del mar, la precipitación de lluvias torrenciales o los huracanes son algunos ejemplos.

Se ha observado que el ciclo del agua cambia acorde al clima. La investigación apunta que, a causa del incremento del calentamiento de la Tierra, el ciclo global se ve condicionado. Esto supone que, por ejemplo, la posibilidad de lluvias torrenciales es mayor al haber un aumento  de la evaporación de agua.

El riesgo de lluvia torrencial aumenta con el incremento de la evaporación

A pesar de la relación directa identificada, ha sido un proceso de observación difícil. Esto es debido a que, las mediciones que fueron tomadas en ciclos previos y que han sido empleadas como referencia, no realizaron un cálculo de forma precisa. De esta forma,  no se podía medir la evaporación correctamente. Esto fue un problema a la hora de establecer una relación que uniera las variables espacial y temporal.

La salinidad del océano, un indicador clave

El estudio, ha logrado superar las trabas que suponía la diferencia de medición. La investigación ofrece una nueva estimación del cambio del ciclo de agua, fundamentada en datos recabados a partir de 1960. Del estudio, extraemos que, el ciclo global del agua se ha visto amplificado considerablemente en los últimos cincuenta años. La investigación ha sido dirigida por Lijing Cheng, miembro del Instituto Atmosférico de la Academia de Ciencias de China.

Los cambios en la salinidad  del océano, pueden indicar el cambio de ciclo del agua. Según Cheng, han logrado apreciar el cambio de ciclo de agua, a través  de la observación de los cambios producidos en el agua dulce superficial. El fenómeno de la evaporación, traslada el agua dulce del océano a la atmósfera, incrementando así la salinidad del océano. Por otra parte, la precipitación lleva agua dulce al océano, disminuyendo la salinidad.

El nivel de salinidad, indicador del cambio producido

Los datos sesgados supusieron un problema. Como indica John Abraham, investigador del estudio, los datos recabados anteriormente, contenían sesgos relevantes. Por ello, en relación a la salinidad, se requirió unos datos mejores. El estudio ofrece un  nuevo campo de salinidad, superior a los 2000 metros mensuales, a partir del año 1960.

Se ha empleado la covariabilidad espacio-temporal de la salinidad para reducir sesgos. El hallazgo de sesgos y deficiencias que podrían arrojar unos datos incorrectos, llevaron al equipo a buscar un método riguroso. Para subsanar los sesgos, se empleó la covariabilidad espacio-temporal de la salinidad. Obtenida mediante recreaciones de  modelos climáticos históricos, tras las simulaciones, se realizó una verificación minuciosa.  

El nuevo método es considerablemente más fiable para recabar datos de salinidad. En palabras del investigador Kevin Trenberth, la  fiabilidad a largo plazo es mayor  ya que la observación tiene una mayor continuidad. A través del empleo de altímetros en satélites y flotadores de perfiles (Argo), la medición ofrece un modelo mucho más fiable. Según indica Trenberth , el patrón hallado de salinidad, se ha visto amplificado. 

El empleo de un nuevo método de medición, permite una mayor fiabilidad a largo plazo

Imagen 1. La media de salinidad climatológica muestra el agua dulce relativa del Pacífico en comparación a lo salado del Atlántico norte y del Índico.

blue salinidad mundial de oceanos Bluegold

Fuente:  CHENG Lijing

En palabras de Trenberth, “lo dulce se vuelve más dulce y lo salado, más salado”. El patrón observado en la media de la salinidad del océano de cero a dos mil metros, evidencia dos cuestiones diferentes. Por un lado, encontramos el fenómeno del renacimiento en el océano Pacífico, Atlántico norte y zonas norte y sur del océano Índico. Por otro lado, a latitudes bajas y medias del Atlántico, hallamos una extendida salinificación. 

Aumento del ciclo global del agua como consecuencia del calentamiento global

El proceso de cambio de salinidad, es una materia significativamente compleja. El estudio ha sido realizado mediante el empleo de un índice simple que sintetice los cambios apreciados. Este índice es llamado “Índice de contraste de salinidad”, se utiliza para expresar la diferencia de salinidad promedia en zonas de alta y baja salinidad. Con esta medida, se dispone de un método útil para sintetizar las modificaciones observadas en la tendencia de salinidad.

En el estudio, se evidencia la huella humana en los cambios producidos. Las observaciones recogidas, han sido descritas por Nicolas Gruber, coautor del estudio. “hemos logrado demostrar el patrón de salinidad, se ha visto amplificado de cero a dos mil metros en un 1.6%. Además, la salinidad de la superficie, se ha incrementado en un 7,5%”.

En el estudio se observa un notable crecimiento de la salinidad en los últimos 60 años

El calentamiento global, ha supuesto un incremento en el ciclo global del agua. Las observaciones han recogido diferentes consecuencias. Una de ellas, es la ampliación del ciclo del agua de entre un 2 y un 4% de grado Celsius. Este aumento ha sido recogido desde 1960. Como apunta John Fasullo, investigador del proyecto, el resultado obtenido pone de manifiesto que el calentamiento global ha aumentado el ciclo global del agua. 

Conclusión

El aumento de la temperatura perjudica el suministro de agua. Ante un aumento de temperatura de dos grados, el ciclo del agua se verá amplificado entre un 4 y un 8%. Consecuentemente, la evaporación será superior, con lo cual, las regiones con  problemas de suministro de agua, se verán más afectadas aún. 

No sólo la sequía es un peligro. La sequía es un riesgo para la sostenibilidad del futuro,  perjudica a la ganadería y la agricultura, además de suponer una amenaza por la posibilidad de incendios forestales. Otro riesgo de la ampliación del ciclo global del agua es la lluvia extrema. El aumento de las lluvias torrenciales y las consecuencias que producen para la población, es contínuo.

Graves sequías y las lluvias torrenciales consecuencia del aumento del ciclo global del agua

Este estudio demuestra la necesidad de prevenir el cambio climático. Nos permite disponer de información extremadamente útil para analizar y, sobre todo, prevenir el impacto del cambio climático. Aparte de analizar el impacto que ofrece el cambio climático, además, nos ofrece una visión sobre sus efectos sobre el ciclo hidrológico del agua. Con la información que arroja este estudio, es mayor la capacidad del ser humano para dar respuesta y prevenir estos cambios

error: Contenido esta protegido